domingo, julio 05, 2009

La gripe A y los nativos digitales

Acerca de ciertas comprobaciones a ciertas teorías.

Venimos afirmando acerca de las características (hablando en términos generales) de nuestros alumnos, y cómo éstas deben ser consideradas de la reinvención de la escuela.

Enumeramos habitualmente, entre otras, ciertas necesidades de nuestros estudiantes:
  • Velocidad
  • Interactividad
  • Simultaneidad
  • Involucramiento emocional
  • Personalización
  • Lógica Móvil y Tetris (incorporada gracias a Tíscar Lara)
Sin embargo, una de las necesidades de los estudiantes que no son tan fácilmente aceptadas en nuestras exposiciones es la de Trabajar y Vivir en Red.

Sin embargo, he encontrado el argumento justo para dejar en evidencia la necesidad y la demanda de trabajar colaborativamente de nuestros alumnos, criterio que se enfrenta con todo el diseño de producción y acreditación de la escuela en todos los niveles.

En Argentina, a partir del último viernes todas las escuelas han cerrado por dos semanas por causa de la epidemia de influenza A. Y le ha quedado a las tecnologías de la información y de la comunicación ("sólo otra herramienta", "desnaturalizan la tarea del aula" decían, ¿no es así?) salir a poner la cara para mantener a los alumnos escolarizados.

Lo puntual es que, en nuestra escuela, y a partir de nuestro Campus Virtual ORT hemos ofrecido a los docentes diferentes medios para comunicarse con los alumnos a partir de las características
de sus disciplinas: foros, contenidos que permiten ser comentados, portales y pequeñas redes sociales por curso al estilo NING para que cada tutor pueda estar en contacto con los estudiantes.

Es impactante como en 48 horas los alumnos comenzaron a construir conversación a hablar entre ellos, a autorregularse y cuidarse, a compartir enlaces y ayudas: En resumen, están edificando una comunidad de práctica, reproduciendo lo que con toda seguridad harán en el futuro, tanto en espacios laborales como académicos.

Trabajan en red, se ayudan, aprenden unos de otros. Impresiona cuando algo que uno ha pensado, y postulado realmente pasa de las palabras a los hechos.

Seguramente habrá dificultades, habrá algunos chicos que se "perderán", algunos que confundirán el espacio privado con el público y el ámbito académico con el personal. Pero entiendo que serán magníficas oportunidades que se nos presentan a los docentes para enseñar valores, ubicación y pertinencia.

Queda por ver que dirán los docentes de esta construcción colectiva que están realizando sus alumnos, luego que pase esta particular situación. Más allá de su esfuerzo en publicar las consignas y seguir la conversación, estoy seguro que muchos de ellos valorarán estas alfabetizaciones del siglo XXI a las que nos hemos visto obligados a enfrentar a nuestros alumnos por causa de la gripe.

Y si comienzan poco a poco a utilizar estos andamiajes para delinear nuevos encuadres de construcción de conocimiento en el aula.

Technorati tags:


4 comentarios:

Ana Ángela Chiesa dijo...

Hola Guillermo
"Lo puntual" es que ustedes comienzan a cosechar un trabajo pensado . La gripe A, no los toma por sorpresa, no salieron a improvisar. Hay un "andamio " que han construido previamente y hoy comienza a dar evidencias de sus utilidades.
Felicitaciones.
Ana

Julián Rodriguez Orihuela dijo...

Espero que los docentes no lo miren con miedo y rechazo, y entiendan que este cambio es de lo más positivo que le puede pasar a la educación. Por cierto... ¿Qué es eso del tetris que mencionás?

Guille dijo...

Julián: te cito a Tíscar.

También hablamos de la “lógica tetris”, de cómo hay que ser capaces de convivir con ciertas lagunas que se nos van generando a lo largo del aprendizaje manteniendo cierta confianza en que más adelante encontraremos otra ficha que nos hará encajar ese hueco y formar así una capa de sedimentación más. Querer partir encajando todas las piezas es humano, tiene que ver con cómo hemos aprendido tradicionalmente, pero no es realista y no se adapta bien al aprendizaje en red y sobre la Red. No hay un corpus estable y delimitado que nos haga aprehender esa vieja promesa de los libros de gasolinera al estilo “Todo lo que necesita saber de X en Y días”. Yo empezaría por desconfiar de esos enunciados totalizadores.

Gabriela Mariel Spadoni. dijo...

Hola Guillermo, muy constructivo leerte!

La experiencia que relatas muestra claramente previsión y planificación. La educación extra muros es una práctica frecuente en la escuela, de ahí que se convierta en una oportunidad para fortalecer los caminos ya recorridos.

Acabo de sugerir tu enlace, en el post que efectué el miércoles en torno a la temática, denominado "Educación extra muros, fotocopias y dispositivos digitales".

Gracias por el aporte!

Un cordial saludo; Gabriela