domingo, enero 18, 2009

Asnos cargados de libros

Acerca de reflexiones acerca de la educación, coincidencias, disidencias, y remixados.

Si sostenemos el criterio de la recopilación, agregación y adición de valor, se nosocurre como conducente, sacar de contexto algunas ideas e integrarlas con pensamientos ya vertidos en este blog. Continuando con nuestro revisionismo de los planteos de reforma profunda de la escuela, encontramos vía el Facebook de Alejandro Nereo Carballo, un reportaje a Roger Schank, realizado por el magazine Kindsein.com.

NOTA: Alejandro tiene en su status de Facebook la siguiente frase: "Cuando le preguntaban a Marshall Mc Luhan qué era la verdad, él respondía: "Es todo lo que patea el tablero"."

Si se toma el reportaje en su integralidad, genera cierto ruido la propuesta de utilización de Internet como "máquina de enseñar". No acordamos con este criterio en absoluto, al igual que con el planteo que la resolución del problema es solo de los políticos y no de las instituciones.

Sin embargo, varias repuestas de Schwank (elegimos siete), nos recuerdan y profundizan planteos que ya hemos transitado, reforzando ideas que planteamos en nuestras reflexiones, como por ejemplo las ideas de David Warlick:
"Los bancos anclaron a los estudiantes, el frente de la sala de clase ancló al maestro, 3os libros de textos anclaron el contenido, las calificaciones anclaron la atención de los alumnos y familias (...)"
o de Stephen Downes, quien afirma: "Es necesario que el aprendizaje que sea más real y vivo, basado en la experiencia, no en la abstracción… el libro es abstracción, está alejado de la realidad." (ver Institución, la clave para el aprendizaje)

Roger C. Schank es un crítico severo del sistema educativo actual, y no trata de suavizar sus palabras para que suenen políticamente correctas. Schank es, además, uno de los principales investigadores del mundo en Inteligencia Artificial, Teoría del Aprendizaje y en la construcción de entornos virtuales de enseñanza. Durante 35 años, fue profesor de Universidades como Standford, Yale y Northwestern.

  1. Según Schank, el sistema educativo que tenemos hoy —y que ha seguido invariable desde hace siglos— se podría resumir así: un profesor entra en clase y habla. Los alumnos, como mucho, toman apuntes. Como no pueden recordar lo que se les dijo, les hacen exámenes. Pero poco después de pasar esos exámenes, olvidan todo. A Schank le gusta preguntar a sus alumnos: «¿Podrías aprobar ahora, sin estudiar, el exámen de álgebra que pasaste el año pasado?» La respuesta es no. ¿Por qué? Entre otras cosas, porque no se puede aprender lo que nos dicen. Los recuerdos siempre van asociados a sorpresas, emociones, retos. Se aprende haciendo. Y el "aprender haciendo" no es un concepto nuevo.

  2. El problema es el aula. Cuando hay aulas y un maestro al frente, aprender haciendo es casi imposible. Cambiar esto significa prescindir de las aulas, así como de la idea de un profesor de pie delante de 30 niños, que sabe qué es verdad y te lo va a contar. Este cambio resulta inconcebible para los colegios. Aprender haciendo implica tener un objetivo que conseguir. Los niños deben intentar hacer algo. ¿Qué intentan en el colegio? Sobre todo, aprobar exámenes y conseguir buenas notas. La cuestión es si esa es una habilidad que merezca la pena ser enseñada.

  3. ¿Quién decide qué tenemos que estudiar y cómo? Es una pregunta muy interesante. La respuesta, sorprendentemente, es 'nadie'. Todo se decidió hace mucho tiempo y nadie puede cambiarlo. Y, lo que es peor, hay grupos de presión que quieren dejarlo igual, y son muy fuertes. Editores de libros de texto, preparadores de exámenes, profesores y muchos otros tienen un gran interés en que todo siga igual. Sólo tienes que intentar eliminar el álgebra o la trigonometría del plan de estudios de cualquier escuela secundaria del mundo. El clamor sería estruendoso. Esto es cierto incluso teniendo en cuenta que casi nadie recuerda nada de esos temas una vez terminado el colegio. No lo recuerdan porque es inútil y el 99,9 % de los adultos nunca lo ha utilizado. Y no, no te enseña a pensar.

  4. Estoy a favor de que los niños aprendan sobre lo que les interesa bajo la guía de expertos y profesores que les indiquen direcciones razonables. El plan de estudios de talla única debe desaparecer.

  5. Si queremos llegar hasta el final de los estudios, tenemos que pasar, año tras año, por una serie de asignaturas obligatorias que van en bloque y son comunes a todos los alumnos. ¿A quién beneficia este sistema? El plan de estudios de los EE.UU. fue diseñado en 1892 por el presidente de Harvard, con la intención expresa de hacer la vida más fácil a los profesores de Harvard, ya que garantizaba que los alumnos que entraban habían estudiado las mismas asignaturas (las que se enseñaban en Harvard en aquel momento). Nadie puede cambiar esta situación porque el sistema está demasiado comprometido con él, y porque las universidades todavía insisten en seguir. Esta situación es más o menos la misma en todos los países. El cambio lo impiden las universidades, que realmente no tienen ningún interés en la escuela secundaria. En resumen, no quieren enseñar materias de escuela secundaria en la universidad.

  6. ¿Para qué sirve la escuela tradicional? ¿Qué se aprende en ella? Todo el colegio es una pérdida de tiempo si piensas que su papel es realmente el aprendizaje. La educación más importante ocurre en casa o en el trabajo. La mayoría de lo que se aprende en el colegio se olvida. Lo que sí aprenden los niños en el colegio es cómo tratar con otros niños, con la autoridad, con las normas, etc. Muchas veces, un mal profesor es el que es mezquino o descuidado en su trato con la gente. Esos profesores deberían ser despedidos, porque su papel principal, en mi opinión, es apoyar a los niños.

  7. Enseñar es un trabajo terrible. No consigue respeto y la escuela no permite a los profesores ser buenos en lo que hacen de ninguna forma real. Necesitamos convertir la enseñanza en supervisión. La supervisión sólo puede hacerse en un plan de estudios en el que los niños están intentando conseguir algo, y realmente quieren hacerlo. Los mentores pueden ayudarles a conseguirlo. La supervisión puede ser muy gratificante, pero el sistema tiene que cambiar radicalmente para que esto ocurra.
Cerramos con algunas de las frases sobre educación que publicó en una excelente recopilación Hernán Pablo Nadal en su blog Listao.
  • "En la educación de los niños no hay nada como atraer el interés y el afecto; de otra manera lo único que se logra son asnos cargados de libros." Michel de Montaigne (Wikipedia)
  • "La escuela no debe ser una preparación para la vida; la escuela debe ser la vida misma." Elbert Hubbard (Wikipedia)
  • "La inteligencia consiste no solo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica." Aristóteles
Technorati tags:

3 comentarios:

Antonio Alcides Salinas dijo...

Que gran verdad, opino igual que Ud. Profe, que raro que ya no salió una gran corporación de Gremios a escracharlo. Da gusto leer a gente que hace un análisis certero de la realidad y que no solo se queda con eso sino que lo respalda con autoridad un proyecto como el "campus virtual ORT". Lo sigo leyendo.

Josep Fábrega Agea dijo...

Despues de 30 años de educador debo decir con amargura que a nadie parece interesarle cambiar esta dramática situación.

marinita dijo...

Me ha encantado leer estas verdades acerca de la educación,la verdad es que en ellos impera la sinceridad...y espero que mucha gente piense de la misma manera..somos participes de nuestra educacion...cambiémosla...