lunes, mayo 25, 2009

Transparencia en las aulas e irrenunciables

Acerca de exigencias indispensables para las instituciones educativas, de cualquier nivel y para sus directivos y docentes.

En estos días estuve armando una presentación destinada a profesionales que tienen un rol estratégico en instituciones educativas. Y se me ocurrió que, además de ofrecerles el habitual contexto acerca del cambio, (cambio de los sujetos de la educación, de los medios, de la relevancia de los contenidos, y del contexto), debería plantearles una serie de principios a los cuales llamé "los irrenunciables".

Los irrenunciables son ejes de trabajo que aparentan ser indispensables, si pensamos en la escuela en la Sociedad del Conocimiento. Comparto la lista (que seguramente es incompleta):
  1. Extender el aula
  2. Transparentar la institución
  3. Trabajar con la identidad digital de los estudiantes
  4. La escuela como curadora en Internet
  5. Interactividad y personalización para los integrantes de la comunidad educativa

Coincidentemente, al revisar mi lector de RSS, en las entradas marcadas para volverlas a leer, me encontré con dos entradas que hacían referencia al punto 2.

Una de ellas, títulada "Transparency is the new marketing" es un artículo de Clay Shirky, refiriendo a situaciones en las que tanto la administración Obama, como otras grandes empresas necesitaron abrirse y clarificar frente a contradicciones en su gestión y/o producción. Este artículo se focaliza en la necesidad de trasparencia de las organizaciones frente a los emergentes.

Pero, pensando en la transparencia como metodología, he traducido libremente algunos fragmentos del otro artículo, "Transparency = Leadership" del admirado Will Richardson, más enfocado a las realidades de la educación. Richardson (situandose como padre), realiza un alegato frente a la escuela de sus hijos, y reclama la misma transparencia a los líderes de las organizaciones:
Entonces, aquí está la pregunta del millón: ¿Qué dos cosas (y solamente dos) le diría usted a líderes educativos que son los pasos más importantes que ellos puede llevar para liderar el cambio hoy en día?

Al hablar con un profesor de la Universidad de Oakland la semana pasada, y después de detenerse durante lo que parecía una eternidad, contestó: “construya una red de aprendizaje en línea, y haga su propio aprendizaje tan transparente como sea posible para quienes lo rodean.”

Y mientras pienso que la primera parte de esa respuesta tendría sentido para la mayoría de los educadores, la segunda realmente los haría huir despavoridos.

(...)

Una gran parte de mis tomas de decisiones, en términos de a quién creer y en quién confiar, proviene de cómo una persona comparte sus ideas, qué nivel de participación tiene, cuan éticas y/o solidarias son esas interacciones, y cómo es relevante a mis propias necesidades de aprendizaje. Como les dije a profesores la semana pasada en una presentación , hay ciertamente mucho que podría aprender de ellos si compartían. Pero la mayor parte de ellos no lo hacen.

En esta misma línea, espero cada vez más que los profesores y especialmente los directivos de nuestras escuelas lleven vidas transparentes. El hecho de que sean realmente “in-googleables” en términos de encontrar cualquier cosa que hayan creado y compartido y quizás colaborado con otros me molesta de muchas maneras.

Primero, no puedo ver por mí mismo independientemente si siguen o no aprendiendo. Y, casi más importanteme, no puedo percibir si son o no líderes de quienes desean aprender.

Si están en el aula o en la dirección, quiero (¿demando?) que los adultos en mis escuelas sean modelos eficaces para vivir en un mundo transparente. Quisiera que mis hijos los vieran navegar estos espacios con eficacia, compartir de lo que saben,
enseñar a otros fuera de su espacio físico, y contribuir a la conversación.
Un hecho curioso: al iniciar esta entrada, quería relacionar con el punto 2 de la lista de irrenunciables. Al traducir a Richardson, me parece que, asimismo, su alegato se relaciona con al menos los puntos 1 y 3.

Por otro lado, los líderes podrían ser maestros de primaria, profesores universitarios o decanos, y las demandas de Richardson seguirían siendo válidas. Las organizaciones podrían ser escuelas, institutos o universidades, y el planteo de Shirky de transparencia como espacio de comunicación y conversación es relevante para todas ellas.

Technorati tags:

5 comentarios:

Julián Rodriguez Orihuela dijo...

¿Tenés idea de cómo se podría implementar una forma de compartir todos los contenidos que generan los docentes, estilo 2.0, en las escuelas públicas?

Pienso por ahí también en formas más 'tradicionales' de hacer interactuar a los docentes de las mismas áreas para compartir experiencias pedagógicas... ejemplo: reuniones de docentes de una determinada área. ¿Sabés si se hace algo de eso? ¿A nivel de la ciudad? ¿A nivel país?

Lo digo desde mi ignorancia en cuanto a las políticas educativas de este tipo... no soy docente ni alumno en este momento de mi vida.

Gabriela Mariel Spadoni. dijo...

Hola Guillermo.

Espero que te encuentres bien!

Cuántos aspectos salientes abordas en el post!

Fijate que tus reflexiones me hicieron confirmar una vez más el relevante rol que ejercen los directivos en gestionar el cambio.

Con un grupo de colegas estamos preparando una propuesta para acreditar un curso en torno a "usos responsables de las TIC". Una y otra vez, nos encontramos con una inquietud en cuanto a su viabilidad por supeditarla al acompañamiento que pueda tener la misma desde el rol mencionado, cuestionándonos la real puesta en práctica de la iniciativa si no se cuenta con el apoyo del cuerpo de gestión escolar... Seguiremos pensando.

Gracias por tus valiosos aportes!

Saludos;

Guille dijo...

Gabriela: Gracias como siempre!!!

Julián: Hay miles de maneras, apoyándose en el sistema, que tiene directores, supervisores y departamentos de curriculum para motorizar los logros de docentes.

Sim embargo, en muchos casos, los muchos bien intencionados son subsumidos por un sistema que se apoya en un status-quo diseñado para impedir el cambio.

Y se termina apelando a alguna "fundación" o entidad que se autodenomina como la encargada de innovación, bancada por la "responsabilidad empresaria" de alguna gran empresa.

Estos entes generalmente no tiene ninguna experiencia institucional ni de aula, y terminan haciendo "actividades" que sirven para prensar, sin impacto alguno en el sistema

Sin embargo, en al menos dos provincias, estoy involucrado con inquietudes a nivel de jurisdicción y de supervisión interesantes.

Veremos si estas iniciativas pueden prender, interesar y generar contagio institucional. La trayectoria de Educ.ar nos muestra que se pudo conseguir a nivel de los docentes individuales.

Tecnologia Educativa III dijo...

Hola Guillermo, Cuando lei tu entrada me rei cuando dijistes los docentes salen desesperados corriendo, si la verdad cuando hablamos de compartir inclusive manden un mail por decirte algo leve, pareciera que los hubiera insultado.
Ahora, estoy en un proyecto de Tesis sobre la incorporacion de las Tecnologias en la practica docente. Ahora estoy horrorizada yo en que tema me meti.

Tecnologia Educativa III dijo...

Hola Guillermo, Cuando lei tu entrada me rei cuando dijistes los docentes salen desesperados corriendo, si la verdad cuando hablamos de compartir inclusive manden un mail por decirte algo leve, pareciera que los hubiera insultado.
Ahora, estoy en un proyecto de Tesis sobre la incorporacion de las Tecnologias en la practica docente. Ahora estoy horrorizada yo en que tema me meti.