domingo, diciembre 09, 2007

Qué hace a un buen docente, parte 2: innovar

Acerca de la innovación, los docentes innovadores y algunos rasgos que los caracterizan.

En mayo pasado, inspirándonos en un artículo de un director de una escuela norteamericana, discutíamos acerca de las cualidades de un buen docente. En agosto, construyendo un mashup entre Chris Lehmann y Pablo Mancini, hablábamos de innovar en la escuela. Citábamos a Pablo cuando decía:
Ya no hay ideas sin acción, pensamiento sin práctica, ni innovación sin experimentación. (...) Las aplicaciones no contagian innovación. No sobra tecnología, pero faltan ideas o, mejor dicho, riesgos. En la era de la fluidez, el que no corre riesgos, se vuelve conservador.
En nuestra preocupación por pensar rasgos y características de innovación, y apoyándonos en nuestra política de agregar todas las buenas ideas posibles, nos encontramos en el blog Think Simple Now con la entrada "7 Habits of Highly Innovative People" (Siete hábitos de gente muy innovadora).

Retomaremos la técnica de traducir el texto libremente y reescribirlo, agregando en azul comentarios u observaciones. Una vez más, planteos orientados a profesiones o situaciones externas a la escuela o a los docentes, parecen ser muy aplicables a las realidades del aula y de la enseñanza.
¿Usted ha mirado siempre a gente creativa o innovadora, y ha sentido que son seres especiales bendecidos con un don? ¿Usted se ha sentido que usted no es tan afortunado con ellos? Yo aprendí que la creatividad es más sobre la psicología que intelecto, y que no hay secretos para ser creativo. (...) (Para poder empezar a ser creativo) comience a hacer, y pare de pensar. Aquí están siete hábitos encontrados en la gente altamente innovadora y creativa que he organizado y resumido del libro de Scott Berkun Los mitos de la innovación.

1. Sea persistente - la innovación implica más que apenas grandes ideas. Se necesita fé, trabajo duro y un enfoque agudo rarlos objectivos para mantener nuestra visión al enfrentar los problemas. Tendemos a asombrarnos al ver el resultado final de una idea creativa, pero lo qué no vemos son las acciones, el trabajo duro y la persistencia detrás de la escena para hacer la visión una realidad. "La invención es 1% de inspiración, 99% de transpiración", - Thomas A. Edison

(A veces, dentro del aula, al trabajar con tantos estudiantes, es difícil tener paciencia con las innovaciones, y uno tiene la tentación a volver a lo cómodo, conocido y rendidor. Debe entrar en juego la visión del docente no como un simple "procesador de mentes" sino como un "productor de conocimiento" para resistir a dicha tentación.

2. Elimine las inhibiciones propias - bajo nuestras inhibiciones, nos sentimos limitados y bloqueados. (...) Esto es a lo que nos referimos cuando decimos que "piense fuera de la caja"(think outside the box). Anímese a estar abierto a las nuevas ideas y soluciones sin ninguna asunción que lo limite. Recuerde, innovación es más sobre la psicología que el intelecto.

(Rescatemos el pensamiento lateral, las asociaciones libres, la conexión con lo que pasa "fuera de la caja" ¿O acaso el aula no parece una caja?)

3. Tome riesgos, incurra en equivocaciones - creo que esa parte de la razón por la que nos inhibimos nosotros mismos es debido a nuestro miedo a equivocarnos. Cuente con que algunas ideas fallen en el proceso de aprender. Construya los prototipos, pruébelos en la tarea, recolecte el feedback, y realice los ajustes en forma incremental. Más bien que tratar los errores como faltas, piense en ellas como experimentos. "El experimento es un error previsible cuando deliberadamente se aprende algo." (Scott Berkun). En vez de frustrarse por las faltas, acéptelas, tome su nuevo conocimiento y utilicelo como base para encontrar la mejor solución. Continúe hasta su meta de producir los mejores resultados, pero entienda que usted puede ser que encuentre dificultades a lo largo del proceso.
"No he fallado. Acabo de encontrar 10.000 opciones que no funcionan." - Thomas A. Edison

(Nos parece clave este punto. Actuando con la prudencia necesaria que conlleva el trabajar con alumnos, es esencial probar, experimentar, aprender, mejorar las prácticas cotidianas. Y esa actitud debe partir de uno mismo)

4. Tome aire - nuestro entorno afecta cómo nos sentimos. Cuanto más relajado y calmos estamos internamente, más receptivos somos al fluir de nuestras ideas y de nuestra creatividad. Esta es la razón por la cual las ideas vienen a veces a nosotros en la ducha o cuando estamos solos. Cada uno de nosotros tiene diversos disparadores para tener acceso a nuestra energía creativa. Yo consigo acceder a mi "zona creativa"al sentarse en mi mesa, con una taza de té caliente(...). Muchos grandes pensadores hacen caminatas largas para ayudarles a solucionar problemas. Experimente y encuentre qué funciona para usted.

(Buscar situaciones de concentración y silencio en un aula es complicado. A veces las mejores ideas surgen en el viaje hacia la escuela, o caminando por el patio. A veces, navegando por Internet...)

5. Tome notas - muchos innovadores y gente creativa llevan un diario para apuntar ideas y pensamientos. (...) Todos tienen un método para capturar sus pensamientos, a pensar en el papel, para eludir sus inhibiciones y comenzar el proceso creativo. (...).

(Podría ser un blog, el diario de nuestra época. O Favoritos en del.icio.us, tags en nuestro lector RSS, etc.)

6. Encuentre patrones y busque combinaciones - las ideas vienen de otras ideas. ¿Usted sabía que Edison no era el primero que experimentó con la invención de la bombilla? Él fue el primero en construir un filamento realizable del carbón dentro de un bulbo de cristal, que hizo que las bombillas durarán más. Usted puede aumentar su exposición a las nuevas ideas, buscar patrones y ver cómo combinar ideas de mejora sobre soluciones ya existentes.

(Aparece como condición indispensable el life-long learning, el aprendizaje permanente. La idea de seguir teniendo exposición a iniciativas originales, dentro del aula o en otros contextos de formación)

7. Sea curioso - muchos innovadores son sólo gente curiosa, inquisitiva, y le gusta solucionar problemas. La práctica hace ver las cosas en forma diferente. Por ejemplo, al buscar la solución a un problema, pregúntese, "cuáles son algunas maneras alternativas de hacer esto?". Haga muchas preguntas y desafíe las normas o los métodos existentes.

(Es un desafío en una institución desafiar normas y métodos existentes, hasta que uno se da cuenta que son normas de la época pre-industrial, en una institución que trabaja firmemente en "des-alfabetizar" digitalmente a todos sus miembros, siendo el uso del celular un perfecto ejemplo de luddismo)


Technorati tags:

3 comentarios:

KC dijo...

Agregaría que al plantear estrategias innovadoras, no sólo es necesario contemplar el contexto (institución-comunidad educativa, relación entre currícula y entorno social, familia, sociedad, etc, sino también a los propios alumnos y sus representaciones acerca de cuales son las formas de aprender.

Al proponer instancias y prácticas diferentes, es necesario revisar (previamente) un esquema desde el cual poner de manifiesto cuales serían las bases desde donde partiremos esa nueva aventura de construcción de conocimientos. No es válido iniciar un cambio sin explicitar una reflexión sobre los roles y la didáctica tradicional frente a nuevas alternativas posibles en el aula.

Si un docente (de nivel medio) irrumpe en un espacio curricular sin procesar e identificar nuevos paradigmas, sin sistematizar y tener claros objetivos a la luz de todos, es posible que en lugar de innovar, genere confusión y desconcierto por que las prácticas tradicionales están tan aprendidas que pre condicionan hasta nuestros comportamientos cotidianos. Por eso destaco que es fundamental manifestar y acordar de forma clara un nuevo modelo de aprendizaje (que puede tener muchas variables y ha de ser explicitado en cada caso) pues considero que es la mejor forma de hacer consciencia de los propios procesos metacognitivos
K

Ezequiel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Priscila dijo...

Me pareciò interesante, aunque ya conocìa el texto y las frases de Edison. Creo que cada vez hace más falta "abrir la cabeza" por parte de los docentes; personalente soy inquieta y me encanta todo lo que sea innovar. Este año, la posibilidad de aprender en cursos de Tic me dio la herramienta para tímidamente introducirla en el aula, y resultó GENIAL.